El castillo de Clavijo

Es un peculiar castillo, que solo tiene muralla en uno de sus lados, porque está situado en tan escarpado lugar que quienes lo construyeron pronto iban a comprender que era más difícil tomar al asalto el castillo por la inexpugnable roca, que por la almenada muralla.
Su otra peculiaridad son sus impresionantes vistas que abarcan toda la llanura de Logroño.
La Cruz de Santiago nos recuerda la famosa batalla
de Clavijo, en la que el áposotol en un caballo blanco,
ayudó a vencer a las tropas cristianas frente al enemigo
musulmán.
Tenga cuidado cuando lo visite, especialmente si va con niños o si tiene miedo a las alturas.
Finalmente puede ir paseando hasta el monasterio de San Prudencio, unas misteriosas ruinas olvidadas de la mano de Dios y de los hombres.
CONSEJOS PRÁCTICOS
-A Clavijo se llega en apenas 25 minutos desde Logroño. La carretera de acceso está en buen estado. Clavijo es un pueblo pequeño, aparque procurando molestar lo menos posible.
-El castillo está abierto normalmente. La entrada es gratuita. Tenga especial cuidado si va con niños pequeños ya que, aunque hay vallado de protección, los acantilados no dejan de presentar cierto peligro.
-Recomendamos, después de la visita, realizar el paseo hasta San Prudencio.