La jaula del Cuatro y Medio

"El equilibrio perfecto entre tradición, producto, y cocina moderna"


Así definiría este restaurante, el cual nos ha gustado y mucho su talante.

Con 3 años desde su apertura, creo que todavía es un sitio por descubrir en Pamplona.

Excelentes críticas en todas las redes, ausencia de negativos y comentarios realmente honestos:
Calidez, amabilidad, producto, servicio...

Añadir el orden, la limpieza, la luz, el ambiente, y siempre ausencia de olores de cocina.

Todo esto lo hace más interesante todavía Jaizkibel y su marca personal.

Con un nombre nada común, es uno de los socios, algo hipster, delicado en el servicio, y encargado también de una gintonería  Tanqueray en Madrid.

Menú fin de semana 21 € (sin bebida)
Menú del día 12 €.
Y carta de picoteo toda ella inspirada en nombres de la pelota Mano, y es que en su etapa inicial uno de los socios era un apasionado de este deporte, y de esa afición surgió la idea de crear un bar "pelotazale", en una zona en la que predominan mas los nombres taurinos.

Para crear más realismo la factura se entrega o se lanza en una pelota, como si de una puesta en plena cancha se tratara...ciennn coloraooo!!!

El menú fin de semana se renueva cada dos meses, y siempre cuenta con un plato vegetariano, incluso vegano.

El espacio puede ser su handicap, pero lo aprovechan para distinguirse del resto, con un buen servicio, y una buena materia prima, para fidelizar con el cliente.

Nos encantó la tranquilidad de su comedor interior, y la calidad/precio de un menú fin de semana muy equilibrado, con 3 entrantes para compartir, un segundo y postre, de el cual fuimos advertidos de que no terminaríamos con hambre, pero tampoco saciados por patatas fritas, salsas y guarniciones, porque es realmente reseñable la armonía de los platos y sus ingredientes.

Esto nos gustó mucho, y me explico.

Cada vez somos más las personas y me incluyo, que nos gusta disfrutar de la gastronomía y un estilo de vida saludable, sin que salir a cenar suponga un "exceso", y cuando consiguen hacerte disfrutar, esto supone un valor añadido.

Mención especial a la carta de vinos, muy versatil sin pagar mucho dinero, y es que fue diseñada por un conocido Carlos Marañón "El perolas" y Jaizkibel, con catas a ciegas y cenas maridajes para conseguir la mayor afinidad con el local.

Todos los platos hilan muy fino, especial frenesí entre todos con las cocretas de kimchi, (disponibles también sin lactosa y aptas para celiacos) plato tradicional coreano a base de col china fermentada, que David Muñoz y sus cocretas Pedroche han contribuido a darlo a conocer en España, siendo un plato muy demandado en StreetXO.

Aprobación para el salmón, la sepia, y los fideos udon con verduras.

En los postres sorprende el sorbete de cuajada con leche quemada y el tiramisú de turrón, no así el brownie de chocolate que junto a la ensalada son los platos más débiles del menú.

Todos los platos se cocinan al momento, prestando especial atención a los alergenos, en ocasiones desde el mismo momento de la reserva.

En los combinados Jaizkibel se lucio, con cositas como Tanqueray con jengibre, pomelo y naranja o Nordes con uvas y moscatel ochoa con tónicas 0% azúcar.

Historia curiosa la de sus padres, que se conocieron vendimiando en los viñedos de su abuelo en Liédena, a los pies de la Sierra de Leyre, el cual fue el socio numero 1 de la bodega.

Ahora esos vinos de la bodega San Francisco Javier de Liédena, pueden degustarse también en este local, entre los que destacan su rosado 100% Garnacha, y su blanco Chardonnay.

Como curiosidad encontré un comentario que me pareció muy gracioso y clarividente:

-Si se come así en Sanfermines, cómo se comerá el resto del año"

Y es que es algo en lo que hacen mucho hincapié y quieren subrayar.

Mantener la misma calidad y los mismos precios durante todo el año.

Así es este "restaurante europeo moderno", que teniendo en cuenta el rango de precio en el que se mueve, y la zona, creo que lo hacen muy bien, consiguen sorprender con mucho mimo y humildad, y que la experiencia sea muy gratificante, desde el anonimato, sin ostentaciones, con buen gusto.

Recomendable!!!

P.D. Confesaros que alguien se ha emocionado al leer estas lineas, y es que el vino significa toda una vida para algunas personas.




































Comentarios