"Vergonzosa" la actitud honesta del restaurante Tubal con los becarios

Como diría Ana, mi profesora de redes, esto es utilizar al máximo el copywriting y el tirón mediático.

En plena tormenta gastronómica con los becarios, y cuando cualquier titular sensacionalista vale para rellenar portadas, bajo de las nubes, piso la calle, y me siento a comer con la realidad.

Nicolás, del restaurante Tubal de Tafalla, no solo les paga un digno sueldo, sino que también les deja un piso.

Con esto solo quería llamar vuestra atención, porque yo no tengo ni idea de cómo funcionan los grandes restaurantes, pero si este llamado Tubal, en el que hoy me he sentado a comer.

Ha sido un placer conocer a Nicolás y a su madre, Atxen, que como siempre acostumbra, ha pasado mesa por mesa saludando a la gente al final de la comida.

Yo me dirigía hacer mi compra semanal, pero me he encontrado con mi amigo, José Antonio mangado, y ha sido una comida improvisada de lo más gratificante.

Servicio, humildad, una carta de vinos extensa y proporcionada, un abanico de menús que se adaptan a todos los bolsillos (25/39/49), todos los detalles en la mesa, y una simpatía radiante.

Con unas 35 personas en la sala, Nicolás ha estado en cada plato y en cada mesa, platos a los que no les hacia falta que los acompañe, porque salen de cocina llenos de personalidad.

Hemos descorchado El Terroir, de San Martín de Unx, Garnacha de Domaines Lupier, que me ha gustado mucho, acompaña muy bien de principio a fin las carnes, aunque el precio es un poco elevado, ya que es de una bodega muy pequeña y familiar.(33e)

Me encanta la cocina con poca sal como ha sido esta!

Estas fotos corresponden al menú de 39 € sin bebida.

El ya mítico "huevo en costra" sigue emocionando, y las humildes carrilleras...volvería a pedirlas solo por la guarnición de crujiente de manitas deshuesadas.

Con el postre he retado a Nicolas, y en juego estaba si el souflé de chocolate seria tan goloso como una tarta, y contundente como una tableta.

Paso laaaargo y duradero del chocolate, como un buen vino, porción pequeña y sin ganas de repetir.

Los buñuelos, visualmente muy golosos, y como detalle tradicional con los cafés, en mi opinión no están en la linea de este menú.

Si esperabais leer un post con críticas sensacionalistas y faltas de respeto, este no es el lugar ni el restaurante.

El Tubal sigue siendo..."El Tubal", dicen por ahí, uno de los mejores!





Ensalada de rape, salmón y langostino

Milhojas de patata y foie con salsa de Sauternes


Huevo en costra de patatas fritas, pimientos y tostadica de jamón

Carrillera de ternera con espuma de patata y crujiente de manitas

Patorrillo (menudicos de cordero)

Hojaldre con helado y chocolate caliente

Souflé de chocolate con helado de pasión





























Comentarios

Publicar un comentario