El secreto de Txirrintxa #Emiliovalerio #Lavasconia

El Quijote fue escrito pasando hambre, en la cárcel y en unas condiciones pésimas, y aun así Cervantes lo hizo con humor.

A si que vamos a ponerle ganas a la vida, a pesar de que no sea como nos gustara.

Descubrir los secretos de Txirrintxa ha sido otra emocionante aventura.
Este céntrico y conocido restaurante-cervecería de Pamplona, en el que casi todos hemos tomado una cerveza.

Una cosa que agradezco y admiro ha sido la organización por todas las partes implicadas, ya que no disponíamos de mucho tiempo.

Txirrintxa significa "antojo" en euskera.

Débora es esa chica simpática que está al tanto de todo, siempre la he conocido con una libreta en la mano tomando apuntes e intentando mejorar.
Me gusta el entusiasmo y los detalles que le ha imprimido.
Las copas serigrafiadas, los colores, la carta, y el orden en cada detalle.

El restaurante son dos ambientes, el bar abajo y el comedor arriba, con una cocina fresca de temporada.
Ofrece un menú fin de semana muy asequible y variado por 28e, teniendo en cuenta la ubicación y notoriedad del local.
(Opción interesante la de poder elegir entre cuatro tipos de vinos monovarietales)

Los desayunos también se han convertido en parte importante de Txirrintxa, y su culto por el buen café.

Reservar una mesa con vistas al encierro para almorzar en San Fermin, es obvio que no es fácil.

Una de sus mayores virtudes es la cerveza de tanque, si si... de tanque!
A mi tambien me corrigieron, no es lo mismo que de barril.

En San Fermines se consumen 2000l/dia y no es fácil buscar un buen momento para reponer los tanques.
Uno de los mejores momentos parece ser sobre las 9:00 de la mañana, cuando la gente se retira después del encierro.

Es una operación complicada por la fiesta y porque esta cerveza no se embotella ni se suministra en barril.

Es artesana, lo que quiere decir que no se le añade gas carbónico como a las comunes, si no que se conserva el propio de su fermentación.

Los tanques de Txirrintxa son auténticos, y en su interior hay una bolsa que se expande y da la presión al tanque sin mezclarse con el producto para mantener sus cualidades.

Esto requiere un mayor cuidado y conservación en el transporte y proceso de producción, ya que una larga exposición al sol o calor podría activar una segunda fermentación al no estar pasteurizada.

Se fabrica en Dicastillo por la "La vasconia", que junto a un trujal y una bodega, son el ambicioso proyecto empresarial de Emilio Valerio.

Residente en Madrid desde hace años, pero con sus raíces en Dicastillo, ha apostado fuerte por su tierra, dando trabajo en estas instalaciones a muchas personas y devolviendo la ilusión a los más mayores del pueblo, que han visto como viñas y olivos olvidados vuelven a cultivarse como antaño, dando sus mejores frutos.

Y vaya resultado...el vino "Laderas de Montejurra" de lo mejor que he probado últimamente.
Lo hice desde la misma barrica, con la amabilidad que Peio y Carlos me brindaron durante toda la visita.

Son viñedos muy pequeños en laderas que se están trabajando con caballo, y mimando cada litro de una manera muy personal.

La mayoría de vinos que consumimos son muy homogéneos, grandes extensiones con mismos patrones.

Estos vinos tanto blanco como tinto se salen de la norma, son parcelas muy pequeñas con diferentes altitudes y orientaciones.

Sus precios...desde 9 hasta 32 euros.

Y qué decir del aceite, medio litro 6 euros...es para untar con pan, no para freir huevos!

Un anuncio de cerveza reciente con un actor español, presumen de que su cerveza se fabrica con dos maltas!

La cerveza "tostada" o estilo Dunkel La vasconia de Txirrintxa, se elabora con CUATRO maltas!

Normal que a todo el mundo no le guste.

Es más turbia, sin pasteurizar, menos filtrada y con muchos más nutrientes, vamos...cerveza.

Este proyecto cuenta con el asesoramiento del maestro cervecero alemán Alex Schmid.

Comentabamos como nos ha educado el mercado; san miguel, beefeater, cacique, y siempre hemos creído que eso era lo que más nos gustaba, como siempre digo, la publicidad puede hacernos creer cosas que no son.

Para terminar la visita, Peio me acerca a un punto estratégico donde se puede ver todo el pueblo y el Palacio de la Vega.

Es del siglo 19 de estilo neoclásico, y su propietaria fue la condesa de la Vega del Pozo, en el cual llegó a tener un verdadero jardín botánico, que con su mantenimiento dio trabajo a el pueblo.

Actualmente está en alquiler, por si os interesa alquilarlo para algún evento familiar, su precio es de 7000e/mes.

Muchas gracias a Debora (Txirrintxa), a Peio (La vasconia) y a Carlos (Laderas de Montejurra) por su hospitalidad y entusiasmo en este pequeño reportaje, en el que persiguiendo la cerveza, hemos encontrado otros grandes tesoros.

Odia sólo injusticias,
roba sólo besos,
rompe sólo rutinas"













































Comentarios