Aires de Cadiz...La Pepa

Ole, ole...y oleee!

Cuánto nos gusta el sur, cuántas vacaciones por Cádiz.

Olvídate de las 9h conduciendo y los 1000 km que nos separan.
No tiene playa, pero si todo lo demás.

Chanquetes, Puntillas, Cazón en adobo, Chocos, Zapaleños, Atún de Almadraba, carnes de Retinto, vino Barbadillo palomino fina...etc.

Una decoración gaditana auténtica y un acento andaluz inconfundible detrás de la barra.

Donde? a 20 min de Pamplona, en Ayegui, Navarra, nada más pasar Estella direccion logroño.

Creo que es otro gran descubrimiento gastronómico, que aporta diversidad a nuestra tierra, y la oportunidad de disfrutar de esos tan anhelados aires de Cadiz, cerquita de casa.

Mis ganas de vivir, de sorprender, de apasionar, y el esfuerzo que invierto para "pisar por donde no ha pisado nadie", hacen que descubra estos lugares tan singulares.

Pablo, de Barbate, es quien esta detrás de La Pepa, con mucho arte y maneras.

Detalle que me gusto mucho y que se valora.
Pablo sabe de qué habla.
Conoce su producto, te explica cada plato, su procedencia y sus formas de cocinarlo.

Algo que muchos me demandais. Lugares para poder visitar con los niños. Pues La Pepa tiene un "txikipark" gigante en el mismo restaurante, que hasta a mi me dieron ganas de jugar, con menús de cumpleaños muy asequibles.

También podemos disfrutar de actuaciones flamencas y eventos relacionados con la cultura andaluza en su "tablao flamenco".

Su producto estrella es "el atún rojo salvaje de almadraba".

La palabra "almadraba" viene del árabe y significa lugar donde se golpea o lucha. Se trata de un arte de pesca que ya utilizaban los fenicios en las costas gaditanas y más tarde fue utilizado por los romanos. Consiste en instalar un laberinto de redes en el paso de los atunes, que normalmente se sitúan cerca de la costa, del Atlántico hacia el Mediterráneo durante los meses de abril a junio. Es una pesca artesanal, nada agresiva, y respetuosa con la especie y el medio ambiente.

Pablo me dejó claro que hablamos de un atún de calidad superior, y la importancia de la fecha de captura, mayo, que es cuando su carne contiene mayor cantidad de grasa, ya que han preparado su largo viaje desde Noruega hasta el mediterráneo a conciencia para su desove en aguas más cálidas.

No es de extrañar que el precio del plato sea más caro a otros productos que podemos encontrar en el mercado, con múltiples trampas para imitar su apariencia y calidad.

Disfrute de unos caracoles muy exclusivos, de las míticas tortitas de camarón, de unas croquetas de ortigas de mar (una anemora que pincha similar a la ortiga pero bajo el agua) de cazón en adobo y un Tataki macerado en crudo sensacional.

Todo ello perfectamente acompañado con un vinito típico Barbadillo.

De postre me agrado mucho el flan casero de turrón.

Tener en cuenta que es un restaurante con productos autóctonos con denominación de origen tanto en carne de retinto como en pescado.

Para hacernos una idea de lo apreciado de este producto, el 80% lo compra Japon y solo el 20% se queda en España, llegando a pagar los nipones cantidades desorbitadas por algunos de sus ejemplares.

No he podido descubrir y mostrar todos los encantos de La Pepa, a si que Pablo me ha emplazado a una nueva visita y quien sabe si será para ver un ronqueo, viajar a Barbate, montar a caballo o bailar flamenco.

"No es la muerte lo que más asusta.
 Es llegar al final de tu vida, y darte cuenta de que nunca viviste de verdad"

No sueñes, vive. No lo pienses, hazlo!































































Comentarios