Hosteria El Temple...

Calle Curia, 3, 31001 Pamplona, Navarra

Siempre he afirmado que no somos libres y me han tratado de loco.
Vivimos bajo la ilusión de saber lo que queremos pero en realidad, deseamos únicamente lo que se supone socialmente, en cada momento, que debemos desear: Modas, hábitos, estilos, costumbres, religiones...

Pero esta semana me llevé una grata sorpresa: Un medio se había tomado el trabajo de realizar un estudio sobre el indice de libertad humana (Gurusblog). Me sentí bastante justificado. Posición 37 sobre 152, la de España... A qué no es tan buen resultado cómo pensabas?

Elaborado por el Cato Institute. Probablemente es uno de los más completos y para ello utiliza más de 76 indicadores diferentes, para determinar el grado de libertad humana, entendida como la ausencia de restricción coercitiva que existe en cada país.
Venezuela en el puesto 144... Creo os va a resultar interesante.

Haciendo uso de esta trigésimo séptima posición, me pasé a descubrir el restaurante del frito "Moscovita", ganador por K.O. ante su rival, el frito de huevo, en la anterior publicación, La Hostería El Temple.
Suelo leer y preguntar sobre el sitio y la verdad, acudí con incertidumbre. Comentarios regulares en Tripadvisor, sin mucho criterio, y alguna opinión desilusionada.

Yo no soy nadie para juzgar el trabajo de un restaurante con dos generaciones dedicadas a la hostelería y una cocina diminuta.
No se puede hacer una mala crítica por esperar 15 min. o por un despiste en el orden de un plato... NO ES MI ESTILO!

Por suerte, Clara (la dueña) está ajena a redes sociales, entre otras cosas, porque está todo el día dedicada a su restaurante y no quiere pasar su tiempo libre mirando el móvil.
Fue encantadora y la cena fue estupenda.
Creo que hay que ser consciente de donde vas a cenar y cuanto pagas para formar tu opinión.
Es un restaurante de los de toda la vida, en pleno casco antiguo, con una cocina tradicional, donde se siente la calle, el adoquín, el murmullo de la gente, con clientes asiduos de 50 años, como el primer novio de Clara.
Todo esto también tiene su encanto. Un comedor antiguo, con vistas a la calle, con las ventanas abiertas al ruido, con luz de castillo medieval... Qué no lo reformen!

Para simplificar, optamos por el menú de 25€, pero fuera de carta hay muchas opciones, como la casquería.
No soy muy devoto pero me gustó que un amigo insistiera y probamos las lechezuelas de cordero. Me gustaron.
Todos los platos son muy caseros y sabrosos y el Gosua es de aupa!

Estos lugares deben de seguir existiendo, si no salir a cenar se convertiría en macaburrido, rutinarioking, teleuniforme.


... Un taxi, una canción de los 80, estrellas encendidas, la ciudad dormida, luces, silencio, jardines mojados, rotondas vacías, miradas perdidas, recuerdos encontrados.







































Comentarios